Capítulo 16: Lágrimas en el Espejo.

Comienza la jornada de Josefa y su rutina no es muy diferente a la de otros días. Se prepara para ir al hospital a cuidar de su hija sin saber que todo cambia por momentos.

De nuevo llovía fuera. Una fuerte tormenta se dejaba caer sobre el asfalto y los edificios de la ciudad como si fuese el preludio del diluvio universal. Josefa se despertó sobresaltada por el ruido de los truenos. Miró el reloj de la mesilla que marcaba casi las 6:30h y se desveló pensando en que casi era la hora de levantarse. Aquella noche notó, como muchas noches, que no dormía sola. Nadie lo hacía desde que su marido murió de cáncer cinco años atrás, pero ella notaba algo. Nunca se lo había dicho a nadie para que no pensaran que estaba loca, pero había noches en que aquella sensación la dejaba tranquila en un lado de la cama, sintiéndose abrazada.
Sigue Leyendo…