Capítulo 112: Dos Meses de Paz.

Pasaron dos meses de absoluta tranquilidad. Ana y su hermano habían estrechado lazos, habían reunido recuerdos y cultivado una complicidad entre los dos que hubiese hecho sentir muy orgullosos a sus padres biológicos.

Faltaban quince días para que Ana saliese de cuentas. Su barriga era tan grande que parecía que fuese a explotar de un momento para otro. Antonio le preguntaba, día sí y día también, si estaba segura de que no llevaba más de un bebé en aquella barriga tan voluminosa. La rehabilitación había conseguido el milagro de hacer abandonar a Ana la silla de ruedas. Ya caminaba por sí misma sin dificultad, aunque ahora el peso de la barriga le causaba dolores de espalda bastante malos. El embarazo iba por muy buen camino, aunque las náuseas continuas, los sofocos y el insomnio la tenían agotada.

Antonio no podía estar más feliz, disfrutando del embarazo de Ana y de su nueva etapa laboral en la pastelería. La preocupación de que Josefa apareciese estaba presente, pero se diluía por el buen avance de los días sin noticias de ella.

Marta y Deyan también parecían tranquilos y felices. La gran sorpresa de “El Horno de Marta” había centrado a Marta, y se habían espaciado sus visitas al psicólogo. La pastelería había tenido una acogida en el barrio buenísima y el negocio avanzaba viento en popa. La gente se estaba volviendo adicta a los dulces de Marta, y cada vez entraban más y más clientes.

El inspector Aguirre seguía instalado en Madrid, tras la pista del paradero de Josefa. Viendo que no había muchos avances, había colaborado con la policía belga en busca de nuevas pistas sobre dónde podía estar escondida la escurridiza Josefa. A los pocos días de saltar la noticia de que había viajado a Bruselas un testigo dijo que le parecía haberla visto en Brujas, a pocos kilómetros de la capital belga, pero el relato cojeaba por todas partes.
Aguirre patrullaba las calles de Madrid todos los días más convencido de que estaba escondida en Madrid, que en ningún país europeo. Cada mañana pasaba por el edificio de Josefa en busca de señales de que hubiese vuelto a su casa, pero sin éxito. Si las cosas continuaban así, tendría que marchar de vuelta a Barakaldo y dejar el caso abierto a la espera de nuevas pistas.

Marta y Antonio estaban cerrando la tienda al final del día cuando ésta le preguntó que planes tenían para el fin de semana.
—Ningún plan, hermanita. Ana está agotada y estos últimos días el único plan es descansar todo lo posible.
—Ah, pues perfecto. Me gustaría invitaros a comer el domingo a casa.
—Claro, cuenta con nosotros. ¿Qué tienes pensado hacer?, ¿Llevamos algo de postre?.
—Jajaja. No, del postre me encargo yo. No hace falta que traigáis nada, con vuestra presencia será suficiente.
—De acuerdo —dijo Antonio sonriendo mientras le daba un beso en la mejilla a modo de despedida.
—He invitado también a papá y a mamá. Quiero daros una noticia a todos.
—¡Anda!,¿De que se trata?.
—Espérate al domingo y lo sabrás.
Antonio cambió el gesto de repente y apuntándole con el dedo le dijo:
—¿No estarás embarazada?.
La cara de Marta fue un poema y no le quedó más remedio que confesar.
—Joder Antonio, que astuto eres.
—¿He acertado? —dijo Antonio ilusionado.
—Sí, estoy preñada de casi tres meses. El domingo os lo anunciaré a todos, así que mantén la boca cerrada. No se lo digas ni a Ana.
—No sabía que estabais buscando un nuevo hijo.
—Jajajaja. Bueno, ha sido un desliz. Nos reconciliamos después de lo de Barakaldo y…—dijo Marta poniéndose roja como un tomate.
—Jajajaja. ¡Enhorabuena hermanita! —dijo Antonio mientras la abrazaba con fuerza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s