Capítulo 110: Reconciliación.

Me siento muy desconcertada. En menos de cuatro meses he pasado de tener una familia normal y corriente a descubrir que fui adoptada, que mis verdaderos padres están muertos, y que tengo un hermano que hasta ahora solo era mi vecino. A cualquiera que se lo cuentes le parecerá una broma, pero lo cierto es que a mí me ha pasado, y así me he quedado, descolocada.

Fue un mal trago descubrir que la persona que yo consideraba mi madre, la señora que me crió, de la cual no tenía queja, no fuese mi verdadera madre. Pasar de considerarla mi madre, una madre cualquiera, a descubrir que tiene una enfermedad mental, que la lleva a matar gente cuando entra en crisis, es muy duro. Tanto como descubrir que quería ser madre, y como no podía hacerlo de manera natural, pagó una suma de dinero indecente para “robarle” el bebé a otra familia. Una familia a la que engañaron de manera muy ruin, y que gente poderosa le ayudó a conseguirlo.
¿Cómo asimilar algo así?. Pues cuesta demasiado, tienes la sensación de perder el norte por completo.

Me hubiera gustado que la madre que me crió, a la cual me cuesta cada vez más nombrar con ese título, me hubiera dado unas cuantas explicaciones, que me hubiera dicho la verdad. En vez de explicaciones sólo recibo silencio, porque está huida, vaya usted a saber donde.

Te dejan todo el trabajo de tragarte este bolo a solas, sin un triste vaso de agua. Aunque quieras evitarlo se atraganta sin remedio, y pasas de un extremo al otro. De considerarla mi madre, de quererla, a odiar a ese ser que te ha engañado y que descubres que ha hecho cosas monstruosas. Qué fina es la línea entre el amor y el odio, qué razón tiene el refranero popular. Me gustaría echármela a la cara, pero no sé si para escuchar sus explicaciones o para escupir en su cara, darme media vuelta y odiarla para el resto de mi vida.
Es duro pensar esto último que acabo de decir, pero es así como me siento ahora mismo.

Ayer conocí en foto a mis verdaderos padres. Después de saber que eres un bebé robado te agarras con brutal esperanza a buscar y encontrar a tus verdaderos padres, a decirles que no estás muerta, que la verdad se impone y que puedes recuperar los años perdidos. Pero sólo ha sido un sueño fugaz. Mi madre murió durante el parto, quizás eso fue lo que hizo pensar a los poderosos que me robaron, ustedes, señoras monjas, que era una oportunidad de oro para aprovechar. Mi padre fue asesinado en extrañas circunstancias a los pocos meses de mi nacimiento. Él encarna ahora mismo, para mí, el valor del amor verdadero. Descubrió algo raro y persiguió la verdad hasta encontrarse con que su hija no había muerto, como le habían dicho, y no se conformó, luchó por mí. Las sospechas de que los escrúpulos de mi madre adoptiva eran bastante escasos, y que asesinó a mi padre, para que no se desmontase su “compra”, cobran fuerzas, y yo, a estas alturas, me creo todo.
Me queda mucho que asimilar, pero estoy en ello.

Mis padres verdaderos tuvieron otro hijo antes de mí. Mi padre le encomendó buscarme sin descanso y que el destino uniese a dos hermanos que honrasen la memoria de una familia rota, por el abuso del poderoso don dinero.
Y así ha sucedido, mi hermano estaba a menos de treinta metros de mí. Sin atreverse a decirme la verdad, porque era demasiado duro. Pero el destino ha hecho un buen trabajo, y no seré yo ahora la que me cierre a esta nueva realidad. Sobre todo porque siento que la necesito. Adaptarme al cambio y sentir a mi familia de verdad. Que mi hermano verdadero me cuente historias sobre mi origen, mis raíces, mi historia, mis antepasados. Necesito reconciliarme con el género humano, abrazarlo de nuevo, y estoy abierta a ello.

Ana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s