Capítulo 97: Miroslav y Nikola en Madrid.

Miroslav y Nikola llegaron a la ciudad justo dos días antes del cumpleaños de Marta. Cumpliendo con la promesa de acudir a la inauguración de la pastelería se habían buscado un hotel en el centro de Madrid para no perderse el evento del año.

Miroslav llamó a Deyan en cuanto encontraron el hotel y dejaron las maletas.
—Ya estamos aquí, amigo Deyan —anunció en cuanto su amigo de la infancia descolgó el teléfono.
—¡Qué alegría! —dijo Deyan ilusionado.
Quedaron en verse aquella tarde en casa de Ana y Antonio. La sorpresa sería triple porque Deyan ya había quedado esa tarde con ellos para contarles algo.

Ana y Antonio aún no sabían el grandioso regalo que tenía para el cumpleaños de Marta. Se lo iba a comunicar aquella tarde, y de paso reuniría a Miroslav y a Nikola con ellos, que también tenían muy buena relación.
Iba a ser una tarde de buenas noticias: la vuelta a casa de Ana, la pastelería, la visita sorpresa de Miroslav y Nikola…
Adela y Miguel se iban a encargar de entretener a Marta y a los gemelos, mientras Deyan alegraba la tarde de sus cuñados y amigos, estaba todo pensado. Pero aquella no iba a ser la única sorpresa. También Deyan recibiría una, aunque él solo esperase ser el que las daba.

Miroslav y Nikola no venían solos a Madrid. Les acompañaba el pequeño Danail, su bebé de tres meses. Acababan de ser padres gracias a la gestación subrogada en Estados Unidos, y habían guardado el secreto para sorprender a Deyan y Marta a su llegada a la ciudad.
La aventura de ser padres les había costado los ahorros de su vida y una deuda para unos cuantos años más, pero estaban felices. Todo el embarazo de Jane, su gestante de Los Ángeles, había ido de maravilla. Su sueño de ser padres por fin se había hecho realidad gracias a la solidaridad de una madre americana que siempre llevarían en sus corazones. Se habían adaptado con rapidez a su nueva vida de padres y cuidaban con orgullo y esmero de su pequeño bebé.

Cuando Deyan les abrió la puerta del piso de Ana y Antonio casi se le cae la mandíbula al suelo. La imagen de Miroslav y Nikola con el carrito del pequeño Danail fue justo la que buscaban para sorprender a su mejor amigo. El abrazo de Deyan a ambos casi les rompe los huesos de la alegría.
Cuando Ana y Antonio descubrieron que la familia de Miroslav había aumentado también se alegraron por ellos. El nuevo miembro de la familia y el reencuentro llenó de alegría y sonrisas a todos los presentes.

Deyan les explicó a todos en que consistía el regalo de Marta de ese año.
Ana y Antonio se miraron confundidos, flipando con lo que les estaba contando su cuñado.
—¿Es en serio? —preguntaba Ana todo el tiempo.
Antonio no cabía en sí mismo de gozo pensando en la cara de su hermana cuando viese el local que habían montado para ella.
—¿Cómo lo habéis hecho para que no me enterase de nada? —dijo Antonio sorprendido.
—Tus suegros han sido mis grandes aliados —confesó su cuñado.

Todos estuvieron muy atentos al plan de Deyan para el día del cumpleaños de Marta. La tarde de ese día iba a ser memorable para todos. Les dio la dirección del local y los emplazó a las siete de la tarde para la gran inauguración. El resto del día debían felicitar a Marta con normalidad y guardar el secreto hasta la hora clave.
El pequeño Danail sonrió con los aplausos de todos al final de la explicación de Deyan. Todo estaba preparado para el gran día de Marta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s