Capítulo 42: Amanecer en el Convento.

Las primeras luces del alba asomaron por el horizonte y las campanas del convento despertaron a Josefa. Acababa de tener un sueño muy realista en el que ella misma aparecía sacrificando a Antonio en lo alto de una montaña, cuchillo en mano, como una sacerdotisa de alguna orden religiosa desconocida de la Edad Media.

Los rayos de luz tenues iluminaban la habitación que las monjas tenían reservada para los retiros espirituales.
Una cama no muy grande, una pequeña mesita con una lámpara más antigua que el propio convento y un enorme crucifijo encima de la ventana era todo lo que decoraba aquella habitación. Más que una habitación parecía una celda.
—Tenía muchas ganas de ver a la hermana Bernarda de nuevo. El retiro espiritual me va a venir muy bien para calmar los malos días que estoy pasando con mi hija Ana—. Le dijo a Sor Concepción mientras esta le ayudaba a hacer la cama.
—La hermana Bernarda se ha puesto muy enferma esta noche—. Le contestó Sor Concepción con seriedad.
—¿Qué le ha sucedido a mi favorita?—. Preguntó Josefa con un exagerado y fingido dramatismo.
—Está ya muy mayor y no le van bien los sustos—. Contestó la monja muy seca.
—¿A qué se refiere hermana?—, dijo sorprendida Josefa.
—Todas las hermanas pensábamos que no la volveríamos a ver después de su última visita—. Sonrió fingida la monja.
—¿Me está diciendo que Sor Bernarda se ha puesto enferma por mi llegada?—. Dijo Josefa llevándose las manos al pecho indignada.
—Bernarda la ayudó a usted de joven, pero todas sabemos lo que sucedió, aunque sea un secreto que quedará entre los muros de este convento para siempre. Nadie esperaba volver a verla nunca más por aquí—. Contestó airada Sor Concepción mientras se giraba a por una almohada.
Josefa escuchó aquella última frase y la rabia que llevaba en su interior emergió con la bravura habitual de su carácter. Se puso roja como un tomate.
Sin que a la monja le diera tiempo a reaccionar Josefa la agarró de la toca y la lanzó con fuerza contra la cama. La monja, torpe por la edad, cayó de rodillas contra la cama.
Asustada y sorprendida por la agresividad de Josefa gritó casi sin que le saliera la voz. Dos lágrimas enormes brotaron de sus ojos por el dolor de la caída. En un rápido movimiento Josefa aplastó la almohada contra la cara de la monja, apretando los dientes y tensando los músculos de todo su cuerpo.
Sor Concepción braceaba de rodillas, tratando de zafarse de la almohada que le bloqueaba el acceso al aire para respirar.
Josefa siguió sujetando con fuerza la almohada con los ojos inyectados en sangre y una mueca terrorífica en la cara. El esfuerzo y la rabia la dominaban. Vas a lamentar tu descaro, maldita bruja, pensaba mientras la ahogaba.
La monja siguió haciendo aspavientos, y gritando mientras se ahogaba con la almohada contra la cara. El aire dejó de entrar en sus pulmones y su cuerpo dejó de resistirse a la fuerza de Josefa, quedando flojo como un trapo.
Josefa soltó la almohada y tomó conciencia de lo que acababa de hacer, asustándose de que la había matado. Retrocedió dos pasos y contempló a la hermana Concepción inerte contra la cama, de rodillas en el suelo, tirada como un muñeco de peluche, muerta.
La levantó como pudo y la tumbó sobre la cama boca arriba, maldiciendo por lo gorda que estaba, sin atisbo del fugaz arrepentimiento que había experimentado. Le puso la almohada que había utilizado como arma bajo el cuello y la miró durante un instante.
Los gritos y sollozos de Josefa alarmaron a todo el silencioso convento. Dos monjas asustadas aparecieron por la puerta a la carrera.
Llevándose las manos a la cabeza se acercaron asustadas al ver la escena.
—Me estaba ayudando con la cama y le ha dado algo…—, berreó Josefa inundada en lágrimas y gritos…

6 comentarios en “Capítulo 42: Amanecer en el Convento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s