Capítulo 24: Familiares de Barakaldo.

Josefa se despertó dolorida en su propia cama. Se sentía aturdida y la cabeza le daba vueltas. Una frase retumbaba en su cerebro repitiéndose todo el rato.

-Como vayas a la policía estás muerta. La voz grave del secuestrador parecía que estuviese en directo diciéndoselo cerca del oido.

Se incorporó y sintió como si le hubiesen dado una paliza. Le dolían los huesos, como de agujetas. Fue al baño y se miró en el espejo. No tenía ni un rasguño, ni una marca. Se miró las muñecas mientras se las frotaba buscando algún rastro de las cuerdas que la tuvieron sujeta a la silla, pero nada.

De repente sonaron golpes en la puerta de casa. Se asustó al oirlos y se preguntó que hora sería, quien llamaba a su puerta, y se dirigió con cautela hacia la mirilla antes de abrir.

Los golpes se repitieron y al otro lado de la puerta se escuchó la voz masculina de un policía que le gritaba que abriera.

Se puso una bata lo más rápido que pudo y abrió con gesto de susto.

-¿Es usted Josefa Bengoetxenka? Preguntó uno de los dos policías que se encontraban en el rellano de su casa.

-Bengoetxea, respondió Josefa con gesto serio. Sí, soy yo. ¿Qué sucede?

-¿Ha estado usted ausente de su casa estos últimos días? Preguntó el policía.

-Sí, he estado visitando a unos familiares. Titubeó Josefa intentando disimular lo mejor posible la mentira.

-Hemos recibido una denuncia de su desaparición señora. Le dijo el policía con cara de extrañeza.

-Pues ya ve que no estoy desaparecida. Insistió Josefa haciéndose la normal.

-¿Está usted segura de que ha estado visitando a familiares? Volvió a preguntar el policía dudando de que todo fuese bien.

-Sí, señor agente. He estado con familiares en el pueblo y desconectada de todo.

-Debería avisar a su otra familia, porque estaban preocupados por usted. Le contestó el agente.

-Necesitaba desconectar, señor policía. Mintió una vez más Josefa.

Los policías no insistieron más y se marcharon despidiéndose con educación.

Cerró la puerta y se apoyó pensativa en la misma puerta. La duda sobre su secuestro estaba contestada, era cierta. Ahora le quedaba saber cuanto tiempo había estado desaparecida, y quien había puesto la denuncia.

Miró el reloj de la cocina, era primera hora de la mañana.

Se arregló en un momento y cogió el bolso antes de salir de casa camino al hospital. Necesitaba saber como estaba su hija.

Antonio se quedó blanco cuando la vio avanzando por el final del pasillo. Su cara era la del que acaba de ver un fantasma y se le hiela la sangre.

Josefa, toda digna y simpática saludó a Antonio como si lo hubiera visto el día anterior preguntándole por el estado de su hija.

Antonio que reaccionó por fin le dijo que le había llamado muchas veces en los últimos dos días y que había acudido a la policia. Josefa le miró a los ojos fijamente y se tomó un segundo en pausa antes de responderle:

-Me fui a ver a unos familiares al pueblo. Contestó con cara sonriente.

Antonio no pudo evitar poner cara de sorpresa al escucharla, sabía que no había familiares en Barakaldo. Ana le había contado la historia de su madre miles de veces.

-No te hagas el tontito Antonio. Ya te avisé de que me iba…

12 comentarios en “Capítulo 24: Familiares de Barakaldo.

  1. Va por el capítulo 24 y aún no leí el primero para coger el hilo de la historia.
    Creo que mejor leer desde el principio, para saber qué pasa con Antonio y Josefa y saber un poco más quiénes son.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Hola!
    Sinceramente es la primera vez que me paso por tu blog, y ando un poco perdida con la historia de Josefa, eso sí, el relato me ha resultado enigmático por lo que a pesar de no haber leído de momento la trama entera (después me paso a leer los otros posts de la historia para pillar el hilo y poder continuar sabiendo que pasa en un futuro) me ha despertado curiosidad. ¿Quiénes son los secuestradores y por qué la secuestraron? ¿Qué pasó durante el secuestro? ¿Por qué miente a Antonio? Demasiadas dudas tengo jajajaja Lo dicho, tengo que ponerme al día porque se ve una historia con una trama interesante.
    Por cierto, genial redacción.
    Besotes

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Hola! Creo que me he perdido algún capítulo así que tendré que volver atrás para leerlos nuevamente. Me he quedado alucinada al leer las primeras líneas… ¿Josefa está secuestrada? Que experiencia más dura que ha pasado Josefa. Estoy deseando saber como continúa esta historia.

    Le gusta a 1 persona

  4. A mí esta mujer me tiene absolutamente desconcertada, tiene una sangre fría que no es normal y desde luego no sé qué se trae entre manos pero bueno.. por un momento pensé en que Antonio tendría algo que ver con el secuestro y denuncio para disimular.. ya no sé ni quién es quién en esta historia. Muaksss

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s